Books on desk in library at the elementary school.jpeg

Blog

Televisa: La típica historia del “hubiera sido maravilloso”

by Martha Madero
0 Comments

En 1999, la burbuja del dotcom estaba en su auge y Televisa decidió subirse a la ola digital que todos querían tomar. Buscaban generar millones de dólares al lanzar su IPO (en español, Oferta Pública Inicial) con su primera plataforma digital de contenido, de nombre: EsMas.com.

El proyecto, en su momento, representaba para la empresa una apuesta revolucionaria que trazaba claramente, su visión a futuro. Sin embargo, a pesar de ser una aparente innovación, el proyecto en realidad era uno más de los muchos que estaban surgiendo en aquella época. Sin una estrategia bien definida, Televisa vio a EsMas.com como una oportunidad de apostarle a Internet, pensando que esto fortalecería su presencia en la Bolsa de Valores, e incrementaría su valor en millones de dólares de la noche a la mañana.

Seguir el camino que emprendieron otras televisoras y otras grandes empresas en el mundo, puso de manifiesto la miopía de Televisa en cuanto a su entendimiento de la nueva realidad digital. La empresa gastó millones de dólares con la certeza de que iba a obtener un retorno de inversión similar o idéntico al de sus pares.

Fue fácil suponer que si otros ya lo habían hecho y les había funcionado, ¿por qué no sería igual para ellos? Después de algunos años, mantenerse en la zona de confort en la que todos se encontraban comenzó a salirles caro.

En lugar de seguir la corriente, Televisa debió planear su futuro con una visión de cambio ajustada a la realidad del negocio y de su audiencia, para crear un modelo que le hubiera asegurado el éxito bajo sus propios términos.

Pero… vamos a entrar en detalle de cómo fue que nos involucramos en este proyecto.

Sumergidos en la Ola Digital

La era del dotcom

En 1995, Roberto Madero Coppel (actual director general de Grou) manejaba su pequeña empresa SmartColor enfocada en las impresiones láser, venta de equipos y consultoría para periódicos.

Su experiencia venía de haber participado en diversos proyectos de reingeniería de sistemas editoriales para periódicos impresos, lo que hoy en día conocemos como Content Management Systems y editores WYSIWYG.

Esto le dio la oportunidad de ser considerado para el proyecto de diseño del sitio de Microsoft Latam, liderado por la firma DaniloBlack. Durante la implementación de este proyecto, Roberto se convirtió en socio de la firma, a la cabeza de la unidad de negocios encargada de todo lo relacionado a Internet.

En esta misma época, Amazon estaba naciendo. Fundada en 1994, su llegada a la Bolsa de Valores fue en 1997 a un precio de $18 dólares por acción. Ellos lo tenían muy claro, no iban a generar ingresos durante los primeros cuatro o cinco años, al menos.

Dado su lento avance, muchos inversionistas perdieron la fe; sin embargo, Amazon fue una de las pocas empresas que sobrevivió a la burbuja del dotcom y en el 2001 obtuvo sus primeras ganancias.

A pesar de esto, no fueron inmunes a los golpes financieros que recibieron cuando “estalló la burbuja”, registrando pérdidas gigantescas. Lo que los salvó fue una fuerte inyección de capital justo antes de que esto sucediera. Aún así, los que invirtieron en Amazon en 1999 salieron ganando. Una compra de acciones de $1,000 dólares en esa época, al día de hoy tiene un valor de $15,500 dólares. (1)

Su enfoque para sobrevivir fue reinvertir cualquier ganancia, sobre todo en la experimentación de un modelo de negocio que en aquel entonces solo convencía al visionario de Bezos.

Pero, regresando al ámbito nacional…

Después de su salida como director editorial del periódico regiomontano, El Norte, Ramón Alberto Garza se subió al barco de EsMas.com de Televisa como director del proyecto.

A DaniloBlack se le abrió la oportunidad de poder colaborar en este por la relación que tenía Ramón Alberto con los directores de la firma. Su experiencia en la implementación de proyectos de tecnología similares, como el sitio web para el senado de Estados Unidos y el primer portal de HBO, (de la importante cadena de entretenimiento estadounidense), le otorgó un lugar en la mesa de planeación de EsMas.com.

Televisa tenía proyectada una inversión total de $30 millones de dólares en el proyecto, liderado hasta ese momento por la famosa empresa desarrolladora USWeb, con base operativa en Sillicon Valley. Entonces, USWeb era la empresa mejor cotizada y más buscada por haber desarrollado páginas web que probaron ser un éxito de ventas millonarias de la noche a la mañana (lo que les sucedió a ellos es otra historia).

Sin embargo, después de un año de trabajo y $5 millones de dólares gastados, el proyecto no avanzaba a la velocidad esperada. USWeb estaba saturado de trabajo y no le prestaron la atención que buscaba Televisa a su portal.

Esto le dio la oportunidad a DaniloBlack de ofrecer una contrapropuesta de $5 millones de dólares para finalizar la primera fase del proyecto, en tan solo seis meses (en ese entonces esto era muy rápido por la tecnología que se disponía para crear un sitio web). La fecha era junio de 1999 y la expectativa era lanzar el portal con la llegada del nuevo milenio en diciembre.

Tanto Televisa como Danilo Black aceptaron temerosos, apostarle al proyecto.

La vida “es una tómbola”, no se sabe lo que va a tocar

Danilo Black cumplió con sus fechas de entrega. En diciembre de 1999, fecha en la que se entregó la primera fase del plan, DaniloBlack buscaba darle continuidad para armar una plataforma robusta de contenido que convirtiera a Televisa en en el hub de entretenimiento digital de México.

Contrario a todos los planes, la televisora decidió eliminar el proyecto. La “burbuja del Internet” había explotado, desinflando por completo la prioridad y el interés que éste había mantenido. Y a partir de entonces... la historia se cuenta sola. Hoy en día, el portal EsMas.com ya no tiene relevancia alguna, pasó de ser una plataforma con grandes posibilidades, a ser una página irrelevante y sin personalidad.

Decir que el emporio televisivo dejó pasar una gran oportunidad, es quedarse corto.

Para 2019, Televisa había perdido aproximadamente el 70% de su valor.

De tener una acción cotizada en $122 pesos mexicanos en ese entonces (1999), al día de hoy su valor es tan solo de $34 pesos.

“La llegada de empresas como Netflix o empresas de streaming que dan mayores opciones de contenido le pegó a las televisoras. Hace 10 años eran las únicas generadoras de contenido a nivel nacional… prácticamente, lo que producían Televisa y TV Azteca era lo que consumían los mexicanos”, mencionó Benjamín Álvarez, analista de CI Casa de Bolsa.(2)

“Desde el 2000, Televisa ha perdido relevancia poco a poco; y nos deja pensando en lo que pudo haber sucedido”, comenta Roberto.

De haber sido capaz de capitalizar su valor en ese momento, hubiera recorrido un camino hacia una variedad prácticamente ilimitada de contenidos de entretenimiento; y lo que hoy serían sus activos digitales, pudieron haberla convertido en el HBO mexicano. Plantearlo así tal vez sea mucho decir; sin embargo, lo que sucedió en definitiva fue que la ola digital los aplastó.

La siguiente tabla ilustra lo que sucedió con el fenómeno de la “burbuja digital” y lo que normalmente sucede con los escépticos, cómodos en su modelo de negocios que "siempre ha funcionado".

 

Roberto recuerda: “Televisa fracasó al planear su futuro, se dejó llevar por las especulaciones del mercado en ese momento, la situación financiera, y lo que pudo haber sido un IPO histórico. No alcanzaron a ver que existían otras amenazas que trabajaban en contra de su apuesta, que habría pérdidas inevitables durante los primeros cinco años. Se olvidaron de tener apertura y capacidad creativa para imaginar el futuro, que es hoy.”

Lo que en realidad sucedió: falta de visión

A final de cuentas, Televisa desaprovechó la “ventaja del atacante”, o como se dice en inglés the incumbent advantage. Tenía todo a su favor y perdió contra el nuevo, el newcomer o start-up (Netflix en este caso).

Como ella, muchas otras empresas consolidadas y poderosas en diferentes industrias sucumbieron al no saber aprovechar su situación de negocio y apostar correctamente al futuro.

“La manera en la que hoy se hacen las cosas, no es la que va a seguir funcionando el día de mañana; y tampoco imitar a la competencia es la mejor solución”, expresa Roberto.

Televisa era el creador y dueño de los programas más vistos del momento. EsMas.com pudo haber sido la plataforma digital de Televisa, con un modelo de negocio basado en suscripciones, que entregara entretenimiento de una manera innovadora y diferente a sus usuarios.

En aquellos años pensamos que en México este modelo de paga no funcionaría, pero, ¡los hábitos de consumo cambiaron tanto!... Al día de hoy, Netflix tiene más de 6 millones de usuarios (en México), según información de la consultora Dataxis. Vamos a ver qué pasa con la entrada de Disney+ a Latinoamérica en noviembre de este año.

Es un hecho que Televisa tendría hoy por hoy un desempeño y una participación de mercado muy diferente a lo que tiene en este momento. De haberse subido a tiempo a la ola digital, estaría conversando de igual a igual con las empresas de entretenimiento de las ligas mundiales.

 

Fuentes:

  1. At one point, Amazon lost more than 90% of its value. But long-term investors still got rich).
  2. Declive interminable de Televisa: Pierde 70% de su valor

 

 

Opinión Historias

Martha Madero

Martha Madero

Busco ser una guía para las estrategias que involucran la tecnología. Me interesa aprender algo nuevo todos los días.

hazmasnegocios.png
Conoce el ROMI de tu empresa
Habla con nosotros